«Soy responsable de lo que digo, no de lo que entiendas»

D

¿De verdad? Ya he visto y oído esto tantísimas veces – en las redes parece que lo han dicho desde Pitagoras hasta Bob Marley – que no puedo evitar comentarlo desde el punto de vista de comunicación a la que me dedico.

 

Si no te responsabilizas de lo que otros entiendas – ¿para que expresarte en primer lugar? Ya te puedes ahorrar tiempo y energía, porque lo hacer por ti y no por los demás. El arte esta en ajustarte al que te escucha o lee, para que precisamente llegues – porque te has propuesto llegar, claro. Si hablas sin que te entiendan, realmente piensas en voz alta, hablas contigo mismo que como terapia puede estar muy bien, pero con comunicación no tiene mucho en común.

 

SI HABLAS SIN QUE TE ENTIENDAN, REALMENTE PIENSAS EN VOZ ALTA, HABLAS CONTIGO MISMO...

 
Y digo terapia, porque recientemente he leído un articulo de un psicólogo que defendía lo contrario – si que te puedes y debes responsabilizar solo de lo que dices y no de lo que el otro entiende. Puede que hable de casos teraupeuticos a los que no hay que cargar más de lo necesario y donde hablar por hablar, expresar tus sentimientos hacia otros ya en sí es una evolución. Pero si quieres no solamente salir de ti hacia los demás, sino también llegar a ellos, tendrás que preguntarte quienes son, que podrían entender y que no, en que clase de idioma hablarles, y mucho más. Precisamente lo que hacen los escritores, periodistas, políticos, comunicadores de toda clase que venden algo. Porque todos «vendemos» servicios, productos, ideas – de nuestra imagen, de nuestros conocimientos, nuestra lealtad, nuestro punto de vista. Queremos llegar con nuestro mensaje al que nos escucha.

 

Y por todo esto si que es nuestra responsabilidad – e interés – que el otro entienda lo que queremos trasmitir. Lo que algunos practicamos de la mejor manera que sabemos y consciente todos los días.